El equilibrio de sodio y potasio en nuestros cuerpos

22 Aug

A la mayoría de nosotros nos gusta salir a comer a veces porque es una buena forma de reunirnos con familiares y amigos sin tener que cocinar en casa. Sin embargo, comer a menudo afuera puede darnos sentimientos de culpa debido al consumo de grandes cantidades de alimentos con un mayor contenido de sodio, en lugar de consumir comida fresca preparada en casa.

Incluso sin comer fuera, muchos de nosotros consumimos demasiado sodio en nuestras dietas. Algunas personas no saben exactamente de dónde viene.

He hecho los cálculos para que no tengas que hacerlo. Alrededor del 12% proviene de fuentes naturales como ciertas carnes, aves, productos lácteos y vegetales. Alrededor del 11% proviene de sal y condimentos agregados como salsa de soja, salsa de tomate, mostaza y condimentos para tacos. Y alrededor del 77% proviene de alimentos procesados como verduras enlatadas, sopas enlatadas y secas, cereales listos para comer y cenas congeladas.

Las posibles consecuencias de consumir sodio en exceso son: retener líquidos en su cuerpo, aumentar su presión arterial, desarrollar problemas estomacales y también puede experimentar dolores de cabeza y mareos.

Si está pensando en cortar el sodio en su dieta por completo, no lo haga. El sodio es un mineral importante necesario para muchas funciones en el cuerpo. Lo necesitamos para la función nerviosa y muscular, la absorción adecuada de los principales nutrientes y el equilibrio del agua dentro de las células. El sodio también funciona con otros minerales como el potasio para regular la presión arterial.

El potasio ayuda a regular el equilibrio de agua y minerales en todo el cuerpo. Estudios científicos sugieren que aumentar el potasio en la dieta puede proporcionar un efecto protector contra la hipertensión (presión arterial alta) al aumentar la cantidad de sodio excretado del cuerpo. Una ingesta alta de potasio se ha relacionado con un menor riesgo de enfermedades cardiovasculares. Además, el potasio puede reducir el riesgo de cálculos renales recurrentes y pérdida ósea a medida que envejecemos.

El potasio se encuentra en una amplia gama de alimentos, como verduras de hoja verde, tomates, pepinos, calabacín, berenjenas, calabazas, papas, zanahorias y frijoles. También se encuentra en productos lácteos, carne, pollo, pescado y nueces.

Por el potasio no debemos preocuparnos, pero si por el sodio. Para saber exactamente cuánto sodio debemos reducir, necesitamos saber cuánto se recomienda.

La recomendación es un poco menos de 2.300 miligramos por día, lo que equivale a 1 cucharadita de sal de mesa. El estadounidense promedio consume alrededor de 4.000-5.000 mg por día. Para controlar su consumo, coma principalmente alimentos frescos y sin procesar. No agregue sal mientras cocina, use especias y hierbas en su lugar. Elija productos bajos en sodio y siempre lea la etiqueta nutricional. Limite los productos que tienen fuentes ocultas de sodio, busque palabras como “nitrito de sodio, benzoato de sodio, sacarina de sodio y glutamato monosódico”.

Si cocinar en casa no es una opción, intente elegir un restaurante que prepare la comida por pedido o el mismo día, y pídales amablemente que evite usar sal agregada. Cuando se come en restaurantes de comida rápida, la información nutricional generalmente está disponible para los clientes.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: